Saltar al contenido

España necesita cinco millones de inmigrantes para “pagar pensiones” a pesar del 34% de desempleo juvenil

3 julio, 2018

España debe abrir sus fronteras a más de cinco millones de inmigrantes en las próximas décadas para financiar el sistema de pensiones, ha declarado el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Según la organización, dirigida por la archimundialista Christine Lagarde, la nación mediterránea debe acoger a 5,5 millones de inmigrantes antes de 2050 para aliviar los problemas de dependencia que pueden derivarse del envejecimiento de la población.

Esta afirmación se produce a pesar de que los datos muestran que 3,5 millones de españoles no pueden encontrar trabajo en la actualidad y que la tasa de desempleo juvenil del país se mantiene en el 34 por ciento. Aunque España ya cuenta con esa enorme riqueza de potencial humano sin explotar que padece el desempleo, el FMI insistió en que la solución es la migración masiva, “aumentando el número de contribuyentes al sistema de pensiones”.

A pesar de que las tasas de empleo de los inmigrantes extracomunitarios languidecen significativamente por debajo de las de los ciudadanos nacidos en el bloque en toda Europa, la afirmación del FMI de que la migración masiva es buena para el continente se hace eco de los comentarios realizados por los socialistas españoles este mes, cuando el país superó a Italia y se convirtió en el destino número uno para las llegadas de inmigrantes al Mediterráneo.

Como Breitbart London informó anteriormente, las autoridades estiman que más de 50.000 africanos subsaharianos están esperando en Marruecos para viajar a España después de una serie de movimientos fronterizos a favor de la apertura de las fronteras por parte del gobierno, que se esforzó por dar la bienvenida a los barcos de inmigrantes ilegales que se negaron a desembarcar en Italia.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, declaró que “los inmigrantes son más una oportunidad que una amenaza”, asegurando a los votantes que sólo dando la bienvenida a los recién llegados de África puede la nación “mantener nuestro estilo de vida”.

“Nuestro sistema de protección social necesita millones de contribuyentes”, dijo, en respuesta a la oposición del Partido Popular, que protesta porque España “no puede absorber a millones de africanos que quieren venir a Europa en busca de un futuro mejor”.

Mientras las autoridades advierten que los inmigrantes se han vuelto cada vez más violentos en el enclave norteafricano de España, después de que la policía fuera atacada recientemente con lanzallamas improvisados y otras armas cuando cientos de personas irrumpieron en la frontera de Ceuta, uno de los primeros anuncios del gobierno socialista fue el voto de arrancar el alambre de cuchillas de afeitar de las cercas que protegen las fronteras de la nación.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, afirmó a principios de este mes que los españoles deberían estar agradecidos por la afluencia de inmigrantes ilegales procedentes de las regiones más pobres y violentas del mundo, afirmando que “la evolución demográfica de Europa demuestra que a menos que queramos convertirnos poco a poco en un continente que envejece, necesitamos sangre nueva, y no parece que esta sangre nueva venga de nuestra capacidad de procrear”.